coloresclinicaveterinaria@gmail.com

miércoles, 4 de enero de 2012

HALITOSIS EN EL PERRO


HALITOSIS
El diccionario Webster define el olor como “aquella característica de una sustancia que la hace perceptible al sentido al olfato, sea agradable o desagradable”. Desde el punto de vista clínico, debería ampliarse la definición de olor para incluir si éste es normal o anormal. Aunque muchas veces los clínicos no se den cuenta, el uso del olfato es una parte compleja del proceso de exploración física. Dependiendo del proceso patológico, también puede estar implicado en los procesos de diagnóstico, tratamiento y control. La tarea del clínico es determinar si el olor corporal en cuestión es un signo de enfermedad o si se encuentra dentro de lo normal en el animal en cuestión.
El olor oral puede asociarse a enfermedades sistémicas, como uremia, diabetes mellitus o enfermedad periodontal. El mal olor asociado a enfermedad periodontal se debe a la producción de compuestos de compuestos volátiles de azufre. Los olores orales son, en la mayoría de los casos, la consecuencia de productos intermedios del metabolismo bacteriano debidos a la colonización bacteriana de la placa, los surcos gingivales y la superficie dorsal de la parte posterior la lengua. Los olores orales también pueden ser la consecuencia de algo que el animal ha ingerido (P. ej., materia fecal).
En general, la comprobación inicial del veterinario es si el olor del animal se encuentra en el intervalo normal para la especie, edad, sexo, raza, longitud del pelo, etc. Lo que es importante para los veterinarios es que los dueños pueden “conocer” muy bien cómo huele su perro y cuando es o no normal. Son pacientes con un olor inconfundible aquellos que presentan halitosis intensa. El aspecto clarificador clave de los animales que presentan mal olor es el estado patológico obvio asociado al olor corporal.
Cuando un cliente nos trae a su perro a la clínica, y en referencia al tema que estamos tratando, puede ser debido a tres razones. La primera, un fuerte olor emana de una oreja, la boca o una región corporal.
Las causas más frecuentes de halitosis en perros son:
  ENFERMEDADES ORALES
-Enfermedad periodontal (gingivitis, periodontitis, abscesos).
-Neoplasias (melanoma, fibrosarcoma, carcinoma epidermoide)
-Cuerpo extraño o traumatismos (fracturas, heridas por cable eléctrico)
-Faringitis.
-Estomatitis.
  ENFERMEDADES RESPIRATORIAS
-Rinitis y sinusitis.
-Neoplasias.
-Neumonia o abscesos pulmonares.
ENFERMEDADES DERMATOLÓGICAS
-Pioderma del pliegue labial.
-Granulomas eosinofílicos.
-Complejo pénfigo, penfigoide ampolloso, lupus eritematoso.
-Erupciones por fármacos.
-Linfoma cutáneo.
 ENFERMEDADES METABÓLICAS
-Insufiencia renal/uremia
-Cetoacidosis diabética.
 ENFERMEDADES GASTROINTESTINALES
-Megaésofago.
-Enfermedad inflamatoria intestinal.
-Insuficiencia pancreática exocrina.
 ALIMENTARIAS
-Alimentos aromáticos (cebollas, ajo)
-Productos alimenticios fétidos (carroña)
-Coprofagia
 COMPORTAMIENTOS DE ACICALAMIENTO QUE IMPLICAN LAMIDO EXCESIVO.
-Saculitis anal
-Vaginitis/balonopostitis
De cualquier forma, la halitosis se asocia con una enfermedad oral, como enfermedad periodontal, úlceras orales, queilitis, estomatitis o neoplasias. Las alteraciones esofágicas o gástricas ocasionan halitosis con menor frecuencia.
Los traumatismos que afectan a la cavidad oral, pueden provocar babeo en los perros por lo que deben ser inspeccionados cuidadosamente. Las fracturas dentarias con exposición de la pulpa o las fracturas mandibulares causan un olor significativo y pueden causar hipersalivación secundaria. En caso de fracturas mandibulares bilaterales, la mandíbula rostral cae y surge babeo excesivo.
La enfermedad periodontal grave puede causar una inflamación significativa de la mucosa gingival y oral. Las ulceraciones pueden producirse en la mucosa en contacto con el diente, ocasionando dolor oral intenso y ptialismo.
La estomatitis que con frecuencia se asocia a ptialismo, tiene varias causas subyacentes, como factores locales, enfermedades inmunológicas, infecciones sistémicas, toxinas y deficiencias inmunológicas y nutricionales.
La presencia de tumores, granulomas eosinofílicos y lesiones granulomatosas en la cavidad oral, darán lugar a procesos muy dolorosos mal olientes y causarán ptialismo. Las masas orales caudales, o las que interfieran en el movimiento de la lengua, pueden ocasionar dificultades para la deglución y un babeo excesivo.
Las úlceras linguales con frecuencia son dolorosas y pueden causar hipersalivación, que se acompañan de un olor característico en la cavidad oral. La irritación de la lengua puede estar causada por sustancias químicas o ambientales, infecciones virales, alteraciones metabólicas (uremia por problemas renales) o enfermedades metabólicas o tumores.
Ante un caso de halitosis la base de la lengua debe explorarse a conciencia, con el perro sedado si es necesario para descartar la presencia de una masa o de un cuerpo extraño. Los cuerpos extraños lineales pueden quedar atrapados alrededor de la base de la lengua y los penetrantes pueden causar respuestas inflamatorias intensas, y dolor con hipersalivación.
La presencia de saliva teñida de sangre acompañada de halitosos indica casi siempre la presencia de una hemorragia en la cavidad oral, y con menos frecuencia se asocia a sangrado del intestino del estómago o del intestino delgado, conducto nasal y pulmones.
Cuando la estomatitis ulcerativa se asocia a la ulceración de la unión mucocutánea, deberemos tener en cuenta la presencia de una enfermedad de carácter inmunológico.
La presencia de disfagia se asocia con frecuencia a halitosis y viene provocada por lesiones a lesiones a nivel de la región faríngea y se acompaña de babeo excesivo.
Del mismo modo, la presencia de halitosis puede ser provocada por el aumento de la glándula salival o necrosis.
Cómo podéis ver el mal olor o halitosis que a veces percibís de la cavidad oral de vuestros perros no es siempre provocado por enfermedades que de forma primaria asientan en la misma, por lo que será indispensable que vuestro veterinario realice los diagnósticos diferenciales pertinentes.

Artículo publicado en El Mundo del Perro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar comentarios relacionados con el contenido de este blog, pero no podrás hacer publicidad de productos o empresas.